Amistades en la pareja: ¿juntos, pero no revueltos?

Hace unos días se me acercó un amigo algo preocupado por un tema al que llevaba un tiempo dándole vueltas. Bueno, en realidad era un tema que causaba alguna tensión en la relación entre él y la mujer con la que estaba saliendo hacía un tiempo: cómo gestionar la relación con las amistades respectivas.

Decía que no tenían muy claro si era mejor que cada uno mantuviera su grupo de amigos por separado, a los que pudieran dedicar tiempo exclusivo e independiente o si, por el contrario, era mejor que ambos conocieran y frecuentaran a las amistades respectivas e, incluso, que se conocieran entre ellas.

Aire fresco y fortalecimiento de la relación

Como suele pasar en el mundo de las relaciones, es difícil dar una respuesta dogmática. Siempre hemos sabido de la importancia de mantener espacios independientes dentro de la pareja, que nos permitan crecer como individuos y aportar nuestras vivencias personales como aire fresco a nuestra relación. También es cierto que el hecho de incorporar a las amistades respectivas dentro de la relación de pareja, es una de las estrategias que mejoran la relación de pareja a largo plazo.

Por supuesto, eso no quiere decir que tengas que renunciar a la individualidad, ni que tengas que vivir esclavizado a tu pareja.

Los beneficios de frecuentar otras parejas

Quizás lo más curioso de las relaciones de amistad y las parejas, y que no suele ocupar tanto tiempo de discusión (o de intercambio de opiniones, si discutir es un término que te incomoda) en las relaciones de pareja, son los efectos beneficiosos que produce la amistad con otras parejas. Greif y Deal, en su libro “Two plus two: Couples and their couple friendships” (“Dos más dos: las parejas y sus parejas amigas”) comparten sus hallazgos sobre cómo el hecho de compartir, como pareja, tiempo de calidad con otras parejas que funcionen, fortalece el vínculo con la nuestra:

  • cada miembro de la pareja se siente cómodo con la otra pareja y la diversión y crecimiento que surge de esa amistad hace que se valore más a la propia pareja
  • es más fácil que la relación salga reforzada por la interacción con otra pareja
  • cada miembro de la pareja interactúa con la amistad del sexo opuesto, lo que facilita un mejor entendimiento de la propia pareja y de mujeres y hombre en general

El hecho de quedar con parejas amigas también contribuye a fomentar el espíritu de equipo y a sacar nuestra mejor versión (y facilitar que nuestra pareja lo vea).

Así que, como siempre, hay opiniones para todos los gustos y alguna más.

¿Cuál es la tuya? Nos encantará que la compartas con todos nostros comentando el post en el blog o en facebook… gracias!

Click Here to Leave a Comment Below

Ir al inicio